Archivo de la etiqueta: derechos fundamentales

Libertad de Expresión Pero no de Opresión.

Siempre he defendido la libertad de expresión. Cada cual tiene derecho a pensar y opinar sobre cualquier tema desde su particular y, a veces, peculiar perspectiva.

También defiendo el derecho a la individualidad, a ser uno mismo sin que nadie pueda atacar tu  manera única de ser o de ver la vida. Tienes derecho a ser quien y como eres y nadie puede limitar tus derechos en base a tu individualidad.

Sin embargo, a veces estos dos derechos se cruzan en el camino y el derecho a la individualidad es atropellado sin piedad mientras los atacantes se amparan en el derecho a la libertad de expresión.

Hace unos días leí una entrada en el blog “La Pequeña Silvia” en la que su autora, Ana Neira, daba su opinión sobre la injusticia que sufren muchas familias al verse acosadas y atacadas por la administración porque sus hijos han sido excluidos y maltratados en el aula y ellos han decidido ahorrarles ese dolor alejándolos del sistema educativo mientras se toman las medidas oportunas para garantizar su bienestar . Contaba la triste historia de Gloria, una niña como cualquier otra, con derecho a la individualidad y un diagnóstico que le dificulta estar sentada tranquilamente escuchando al profesor, relacionarse con sus compañeros y gestionar sus emociones en situaciones de estrés. Esta niña está en su casa a la espera de una solución por parte de la administración, mientras sus opresores siguen escolarizados sin sufrir ninguna consecuencia. Para leer el artículo completo, pincha aquí

Lo que me sorprendió tristemente fue el comentario de una lectora al final de la entrada. Era doloroso ver tanta insensibilidad en tan pocas lineas. La mujer que dejó aquel comentario tenía una falta total de sentido común, además de no tener empatía en absoluto. La autora del blog es amiga mía y compañera de trinchera en la lucha por la visibilidad del síndrome de Down y la plena inclusión de las personas con diversidad funcional. Le pregunté por qué no borraba aquel comentario y ella, que es más tolerante que yo y más sensata, me dijo que todos teníamos derecho a opinar, que ella creía en el derecho a la libertad de expresión.

Yo también creo en el derecho a la libertad de expresión pero tengo que reconocer que yo no he aprobado y he eliminado algunos comentarios que me han llegado sobre algunas entradas en este blog. Esto puede ser contradictorio, lo se, pero si los hubiese publicado habría permitido en cierto modo que se vulnerara el derecho a la individualidad de las personas como mi hija. Os aseguro que alguna vez he recibido comentarios muy desagradables en los que se decían cosas horribles sobre las personas con síndrome de Down. Si alguien quiere sacar sapos y culebras desde su teclado, desde luego no lo va  a hacer desde este espacio. Aquí todas las opiniones son bienvenidas siempre y cuando se hagan desde el respeto hacia la diversidad.

Dándole vueltas a toda esta historia, llegué a la siguiente conclusión: Yo defiendo la libertad de expresión, siempre y cuando no se utilice como arma para la opresión.

libertad