Sexualidad y Síndrome de Down: Muchas Etiquetas y Mitos Por Derribar.

He tardado mucho en decidirme a escribir esta entrada. Ha sido para mi muy difícil de plantear y expresar de forma adecuada mi punto de vista en este tema tan delicado en el proceso del desarrollo de nuestros hijos.

Existe una especie de tabú en este tema cuando se aplica apersonas con síndrome de Down. La culpa de que exista este absurdo e injusto tabú, la tienen las dichosas etiquetas con las que tienen que convivir nuestros hijos desde que nacen. A la sociedad le gusta maquillar a nuestros hijos con sonrisas eternas, ternura, carnosas mejillas sonrosadas y un par de alitas en la espalda… Así nos los disfrazan desde que nacen y claro, los ángeles no tienen sexo!!

Por otra parte y opuestamente a la imagen de angelito eterno, hay quien cree firmemente que su líbido o impulso sexual es desmesurado y prácticamente incontrolable. Esta dañina opinión es defendida incluso por “profesionales” de la educación y la medicina que en algunos casos han tachado a las personas con síndrome de Down de peligrosos para ellos mismos y para los demás porque, según ellos, no son capaces de controlar sus impulsos sexuales.

Esta segunda opinión, es tan dañina que ha llevado a la “mutilación sexual” o esterilización forzosa de muchas personas con síndrome de Down.

A aquellos que piensan que las personas con síndrome de Down son angelitos, sólo les diré que mi hija se llama Olivia, no tiene alas por ningún lado por más que las he buscado, es mujer y quiero y espero que pueda desarrollar plenamente su sexualidad en todos los sentidos. Pensar lo contrario sería planificar su vida, sería quitarle libertad anticipadamente, pronosticar, limitar… Todas esas horribles palabras que quiero lejos del proceso evolutivo de mis hijos como individuos libres, únicos e irrepetibles.

Yo, como en todas y cada una de las áreas de su desarrollo, espero que en su sexualidad llegue al máximo de sus posibilidades.

A los que, en cambio, creen que es mejor esterilizar a las personas con síndrome de Down por su bien y el de los demás, les digo que las cárceles no están llenas de violadores con síndrome de Down… Que hay una forma más sana y respetuosa que la castración o esterilización para conseguir que sepan gestionar su sexualidad: Educación emocional y sexual.

“Así como les enseñamos a leer, escribir, a sumar o restar, hay que enseñarles también a gestionar sus emociones y sus impulsos y para ello, hay que explicarles desde edades tempranas qué es la intimidad y cómo gestionar el conocimiento de su propio cuerpo”.

La curiosidad no tiene edad y los niños con síndrome de Down, al igual que todos los niños sanos del mundo, pueden descubrir su cuerpo y sus respuestas ante los estímulos desde edades tempranas. Hay quien piensa que la líbido o deseo sexual es mayor en ellos pero no es así. Todo está relacionado con el control emocional,si desde pequeños trabajamos en este sentido, luego les será más fácil gestionar y controlar sus impulsos y emociones.

Hay una forma muy sencilla de corregir posturas o, como yo lo llamo, el “curioseo corporal”.

Cuando comencemos a notar que nuestro hijo empieza a descubrirse sexualmente nunca hay que decirle que lo que hace es malo, no está bien o que deje de hacerlo tajantemente. La idea es que sepa que debe guardar su intimidad pero no porque esté mal lo que hace, sino porque es algo que se hace en la intimidad, igual que guardamos intimidad para ir al baño, asearnos…

Es buena idea aprovechar sus intereses para corregir este comportamiento en público,como por ejemplo, en casa cuando estamos todos en el salón viendo la tele o jugando.

• Si es una niña y le gustan las princesas, podemos decirle: “Siéntate como una princesa, a ver… bien! Así se sientan las princesas!”.
• Si es un chico que le gustan los coches: “Siéntate como un piloto de Fórmula1, A ver… Bien! Así lo hacen los campeones!”

Nunca hay que decírselo enfadados, ellos no están haciendo nada malo, sólo todavía no saben que hay que ser más discretos.

IMG_1002

Cuando estén un poco más mayores les podremos decir: “Siéntate como una princesa, ahora estamos jugando, o viendo la tele, o leyendo… lo que estemos haciendo en ese momento”

Si acostamos a nuestros hijos y los vemos explorarse en su cuarto, sólo hay que decirles que cierren la puerta y nunca reñirles.

De esta forma, ellos irán asimilando poco a poco que hay que ser discretos en público y que esas conductas son sanas y normales siempre que se guarden para la intimidad.

En cuanto a las emociones, ya se que es muy lindo que ellos vayan besando, abrazando y saludando a todo el mundo, pero hay que decirles siempre que hay que moderar sus muestras de afecto. Nadie se abraza y besa a alguien que acaba de conocer en una tienda de comestibles! Si queremos integrarlos plenamente en esta sociedad, debemos ayudarles a saber guardar el espacio y la efusividad en sus relaciones. Con esto conseguiremos evitar también las muestras de afecto excesivas y que puedan dar lugar a futuros malentendidos.

Si tu hijo, como mi hija ha comenzado a sentir curiosidad por su propio cuerpo, enhorabuena!!…
No tienes motivos para estar preocupada, triste, angustiada o confusa, tu hijo es un chico sano y despierto que se está desarrollando de forma natural y plena.

No le niegues el derecho a la libertad sexual y enséñale a vivir plenamente su sexualidad, déjale llegar hasta donde sus capacidades lo lleven al igual que le ayudas con las demás áreas de su desarrollo.

Anuncios

5 comentarios en “Sexualidad y Síndrome de Down: Muchas Etiquetas y Mitos Por Derribar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s