Celebrando el amor, el motor de mi vida.

Este artículo lo escribí el día de San Valentín de este año. Hoy  lo estuve releyendo y recordé las emociones que me llevaron ese día a escribirlo. No fue uno de mis mejores momentos y necesitaba aferrarme a una roca para seguir mirando hacia delante y tragarme el nudo de mi garganta. Así lo hice, me aferré a mis amores, a todos ellos y los celebré en aquel mismo momento.

Hoy, unos meses después, estoy más en mi centro, mucho más conforme con mi entorno y mis vivencias diarias. Pasó de largo el mal trago y al volver a leer esto, sonreí y decidí publicarlo aquí.

Hoy vuelvo a celebrarte, amor. Vuelvo a celebrarte y quiero agradecerte todas las razones que me das para ser feliz y amar mi vida al margen de las dificultades que van apareciendo en el camino.

Hoy es el día de San Valentín y aunque no lo he celebrado nunca, este año me gustaría dar las gracias por todo el amor que inunda mi vida. 

El amor a mis hijos, ese amor que no puede ser más puro. Ellos son el centro de mi vida, son mi motor y son mi medicina. Todo lo malo que me pueda suceder desaparece cuando ellos me dedican una sonrisa, un beso, una caricia o un abrazo.

IMG_0306

El amor a mi pareja, sin el cual habría sido imposible conocer a mis hijos. Gracias amor por hacerme tan feliz y por compartir conmigo esta vida llena de maravillas y a veces, de sombras que desaparecen cuando te siento a mi lado.

El amor a mi familia, por lo que somos y valemos cuando estamos juntos, por lo que nos reímos de nosotros mismos y del mundo, por el jaleo que armamos en la cocina cuando nos reunimos en casa de los abuelos y por el apoyo que tengo en vosotros cuando os necesito.

El amor a mi misma… Ese amor que a veces parece no estar presente porque vuelco toda mi pasión y atención en mis otros amores. Pero me quiero, y mucho. Este cuerpo, este corazón y esta cabecita loca me han traído a donde estoy y amo quien soy y como soy. Amo mi valor, mi paciencia y mi fuerza para seguir adelante cuando lo más fácil sería darse la vuelta o coger un atajo.

El amor a mis amigas, esas pocas locas que me quedan a las que necesito tantas veces y que nunca me han fallado. Esa amistad que nos ha llevado a tantas lágrimas y carcajadas, a llorar por el dolor de una amiga que sufre y a celebrar con ella sus inmensas alegrías.

El amor a mi lucha, esa que llevo muy poco llevando a cabo pero que creo que se ha cruzado en mi camino por alguna razón que aun desconozco. Esa lucha que me ha venido regalada en los ojitos rasgados de mi Olivia y que está envolviendo mi vida. Esa lucha que no me deja dormir por las noches inventando la manera de mostrar a mi hija de la manera más sencilla de aprender esos conceptos tan fáciles para sus hermanos y tan complejos para ella. Esa lucha que quiero que sea la lucha de todos, aunque no tengamos una Olivia.

Anuncios

2 comentarios en “Celebrando el amor, el motor de mi vida.

    1. ´Gracias Amaya Haizea, besos también a tu preciosa familia. Cuando veo a Haizea tan estupenda y con esa sensibilidad para el baile, me siento muy feliz y orgullosa de ella, como si fuera un poco mía también 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s