Protocolo Anti-rabietas: Ayúdale a entender que hay otra forma de conseguir lo que quiere.

Posiblemente, uno de los momentos más difíciles de gestionar y solucionar es aquel en el que nuestros pequeños se dan cuenta de que a base de rabietas consiguen lo que quieren. Para mi está siendo realmente agotadora esta etapa del desarrollo de Olivia y espero de verdad que quede poco ya para superarla.

La rabieta no aparece de la noche a la mañana aunque a nosotros nos lo pueda parecer. Nuestros hijos van aprendiendo poco a poco que pueden conseguir lo que quieren si aplican la insistencia y la resistencia.

Al final, un día nos encontramos que por alguna cosa que no pueden conseguir, llevan al límite su comportamiento convirtiéndose en pequeños tiranos.

Esta conducta de rabietas es muy importante erradicarla lo antes posible ya que afecta muy negativamente a sus relaciones con el entorno, además de ser una pesadilla para los padres y para ellos mismos. Lo ideal sería darse cuenta del problema antes de llegar al límite del comportamiento, pero si llegamos a este límite no debemos preocuparnos, sólo hay que seguir una serie de instrucciones muy sencillas para terminar con esta conducta.

Cada niño es un mundo y necesitará más o menos tiempo en corregir su actitud. Yo tengo tres hijos y cada uno ha reaccionado de forma diferente en este sentido. Esperanza sólo tuvo un par de rabietas y cuando notó que no se la escuchaba, se olvidó del tema. Roque, sin embargo, tuvo sus momentos durante algo más de tiempo, pero en seguida cambió de estrategia para conseguir lo que quería. Ahora es un experto en la seducción y todo lo consigue enamorando al personal. Sabe utilizar mejor que nadie en la casa los “te quiero”, “cariño”, “preciosa”…

Con Olivia estamos teniendo más problemas… Ella tiene mucho temperamento y genio y nos está costando bastante corregir este comportamiento. Todos los días en alguna ocasión hay que llevar a cabo el “protocolo anti-rabieta”.

Cada niño como os digo es un mundo y yo siempre digo que no hay una forma universal para aplicar con ellos en cualquier etapa de su desarrollo. Esto es una realidad excepto cuando se trata de corregir la conducta de las rabietas. Para la rabieta lo único que funciona es el ignorar totalmente este comportamiento. A continuación os cuento lo que es para mi la clave del éxito, el protocolo anti-rabieta.

Protocolo Anti-Rabieta:

Gestion de rabietas

• No intentes calmarle ni te pongas nervioso. Haz como si no estuviera a tu lado y continúa con lo que estuvieras haciendo o inventa algo que hacer mientras se calma.

• No le prestes ninguna atención ya que esto sólo empeorará su comportamiento. Es muy importante que ni le mires ni le hables hasta que no se calme.

• Si su comportamiento es tan ruidoso que te molesta a ti o quien esté cerca, llévalo aparte y explícale con mucha calma y sólo una vez que volverá contigo cuando se calme. Si estás en casa, lo llevas a otra habitación. Si por el contrario estás en la calle, busca una solución que no ponga en peligro su integridad y si esto no es posible, ármate de paciencia y aguanta hasta que se le pase.

• Las rabietas pueden durar bastante. Debes tener paciencia para aguantar sin perder la calma ni dar tu brazo a torcer. Ten en cuenta que si te rindes antes de que se calme, la próxima vez aguantará más tiempo o subirá aún más el volumen para que te rindas.

• A veces parece que realmente se hacen daño golpeándose o lloran de forma que parece que sufren muchísimo. Estos comportamientos extremos hay que consultarlos con un especialista, pero en la mayoría de los casos se deben a que son muy buenos actores y saben como nadie que ellos son nuestra mayor debilidad y haríamos lo que fuese para que no sufran.

• Cada vez que tengas la tentación de rendirte , ten presente que tu hijo te necesita para superar esta conducta tan dañina para él y para todos los que le rodean.

• Cuando la rabieta termine no le reprendas por su comportamiento ni le premies por haber cambiado de actitud, actúa como si nada hubiera pasado. El niño no debe percibir que fue molesto ni que lo hace bien cuando se porta mal y luego deja de hacerlo. Su rabieta no merece atención alguna ni comentario recordatorio de la conducta. La clave es actuar como si nadie lo hubiera notado.

También es muy importante tener en cuenta lo siguiente para que esta estrategia funcione:

No deben tener aliados: Es muy importante que todos los miembros de la familia sepan como actuar cuando nuestro pequeño empiece a mostrar su frustración y enfado a través de la rabieta. Todos debemos ser una piña para que ellos comprendan que no encuentran el apoyo de nadie. Es muy difícil mirar hacia otro lado cuando parece que sufren tanto, sería mucho más fácil darles lo que quieren y evitarles el sufrimiento a ellos y a los demás, que tenemos que aguantar sus gritos y llantos. El problema es que si nos ponemos de su lado ese comportamiento no sólo no mejorará, sino que irá a peor.

Darles la razón es injusto: En mi caso, la mayoría de las rabietas son causadas porque uno de los hermanos mayores tienen algo que se le antoja tener a Olivia. Ella tiene que entender que en ese momento lo tienen sus hermanos y que si lo quiere, debe esperar a que lo suelten o debe pedirlo de forma educada y razonable y aceptar un no por respuesta. Sin embargo, ella grita y llora si no lo consigue. Si yo, por no escucharla, obligara a sus hermanos a darle lo que quiere, no sería justa con ellos. Estaría perjudicando a mis otros hijos por tal de no tener problemas con Olivia!

No deben importarnos los juicios de los demás: A veces Olivia monta en cólera en plena calle o se sienta en el suelo o se acuesta en cualquier espacio público como respuesta a un “no puedes ahora”. Cuando ocurre esto, seguimos hacia adelante unos pasos y la dejamos atrás sin perderla de vista pero de forma discreta (sin que ella se de cuenta de que la miramos y prestamos atención). En unos tres o cuatro eternos minutos ella se levanta y vuelve hacia nosotros como si nada. Pues bien, siempre pasa alguien que nos mira con cara de asombro por dejar a la “pobre, pequeña e indefensa” Olivia en el suelo. Tened en cuenta que esas personas no tienen ni idea de lo complicado que es convivir con las rabietas, si lo supieran seguro que actuarían de igual manera que lo hacemos nosotros. A mi me han llegado a decir “pobrecilla, si ella no entiende…” ¿Que no entiende?, yo te la prestaba una tarde para que vieras lo que sabe Olivia!!

IMG_0321 - copia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s