¿Cómo Dividirse Cuando se Tienen Varios Hijos y Uno de Ellos Tiene una Discapacidad?

No es tarea fácil ser padre o madre de familia numerosa, yo tengo dos hermanos y se lo que lucharon mis padres por sacarnos adelante a los tres. Cada uno teníamos nuestras necesidades, nuestro carácter y nuestros gustos, caprichos, sueños… Cada uno diferente a los otros dos. Aunque no fuera tarea fácil educarnos con los mismos valores y utilizando los mismos medios, al menos mis padres sabían que antes o después todos aprenderíamos lo necesario para despegar el vuelo y ser personas totalmente independientes.

“En mi caso, yo también tengo tres hijos muy diferentes entre si y con diferentes necesidades y carácter. Tampoco tienen los mismos gustos y caprichos y, en cuanto a sus sueños, algo me dice que también van a tomar rumbos muy diferentes”.

Yo estuve siete años sólo con una hija y vivía con todo el tiempo para ella. Siempre que podía estábamos juntas. Recuerdo que cuando nos quedábamos solas en casa organizábamos una “noche de chicas” y veíamos en la televisión lo que a ella le apetecía, cenábamos lo que ella quería con velas en la mesa y hablábamos hasta que nos entraba el sueño y nos íbamos a la cama.

DSC03704

A los siete años llegó mi segundo hijo y mi mundo cambió por completo. Me costó mucho acostumbrarme de nuevo a tener un bebé, incluso tuve una pequeña depresión post-parto. Adoraba a mi hijo, era un bebé precioso y muy tranquilo pero la maternidad se me hacía cuesta arriba. Justo cuando ya había conseguido acostumbrarme y todo iba como la seda, me volví a quedar embarazada. Mi hijo era todavía un bebé, todavía le daba el pecho y me sentí un poco angustiada.

24

Entonces llegó Olivia con su diagnóstico de síndrome de Down y siendo totalmente sincera, tengo que reconocer que no ha sido fácil para sus hermanos. Hoy ya creo haber solucionado el problema, pero al principio fue difícil compaginar la atención que necesita Olivia con el tiempo que dedicaba a sus hermanos.

“Yo no era consciente de ello pero no estaba al cien por cien con los tres”.

88 - copia

Mi error fue dar por sentadas dos cuestiones estrechamente relacionadas entre si:

• Pensaba que mis hijos mayores no necesitaban tanto estímulo, atención, apoyo en el aprendizaje porque no tenían ningún problema, eran niños sin ningún tipo de diagnóstico y se estaban desarrollando muy bien sin demasiada ayuda.
• Por otra parte pensaba que con Olivia todo era cuestión de una marcha contrarreloj y que no podía perder ni un minuto porque de ello dependía su futuro, ese futuro que yo no veía muy claro todavía.

Entonces pasó algo inesperado y que me abrió los ojos. La tutora de mi hijo me llamó para tener una tutoría con ella en el cole. Yo pensé que me iba a decir que todo iba estupendamente y que era un niño maravilloso, trabajador y que todo lo hacía perfectamente.

Ella me dijo que era un niño muy bueno y trabajador, pero me desmoroné cuando me dijo que Roque tenía problemas con el lápiz. Había aprendido a sujetarlo muy mal y había que solucionarlo cuanto antes porque eso le dificultaba la escritura.

Una semana antes aproximadamente había conseguido que Olivia agarrara bien el lápiz después de mucho trabajar con ella. Estaba tan orgullosa de su hazaña que había hecho hasta fotos del momento en que lo consiguió. Me sentí la peor madre del mundo, lloré como no os podéis imaginar. La tutora de mi hijo me dijo que no me sintiera mal pero ¡cómo no me iba a sentir mal!

“Roque había estado pintando a mi lado mil veces y nunca me di cuenta, estaba tan obsesionada con el desarrollo de su hermana que había dado por sentado que él no me necesitaba para aprender las mismas cosas que ella”.

Desde entonces vamos a la par. Cuando Olivia lee, Roque lee. Cuando Olivia dibuja, Roque dibuja. Los dos van al mismo tiempo aunque Olivia sigue necesitando algo más de apoyo. Además, dedico tiempo en exclusiva para sus hermanos, creo que eso es fundamental para ellos. Tengo charlas de chicas con Esperanza y hablamos de cosas que no contamos a nadie y juego sólo con Roque o preparamos juntos la comida. Todos necesitan tiempo con mami en exclusividad!

“Con esto no quiero que penséis que yo tenía a mis hijos desatendidos ni mucho menos. Me refiero a que cuando llegaba la hora de trabajar aspectos concretos con Olivia, no me planteaba si sus hermanos necesitaban también algún tipo de refuerzo”.

Por otra parte, ellos siempre han estado muy presentes en las actividades de su hermana y les encanta ayudarla. Son su mayor estímulo y son inseparables. Ha sido toda una exeriencia ver a Roque, cuando a penas sabía hablar, enseñando a su hermana a decir palabras imposibles también para él. También es maravilloso ver a Esperanza con sus hermanos ejercer de hermana mayor y jugar con los peques, leerles cuentos, cuidar de ellos, cantarles canciones, aprovecharse de ellos a veces… Lo normal entre hermanos!

036

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s