¿Dónde se esconde la belleza del Síndrome de Down?

Somos muy afortunados de haber nacido en este tiempo. Por suerte, nos ha tocado vivir entre grandes cambios, muchos de ellos muy positivos. Hoy estamos tranquilos porque sabemos que podemos vivir mejor y por más tiempo y además podemos mantenernos constantemente informados. La información nos rodea y la podemos obtener de mil maneras distintas:  A través de libros, publicaciones y revistas, internet, televisión…Esto es maravilloso, aunque también tiene su lado negativo.

“Esta información que está al alcance de cualquiera, está distorsionando el sentido y el significado de algunas cosas muy importantes en nuestra vida”.

Cada día, nos bombardean con una cantidad extraordinaria de anuncios publicitarios y en todos ellos nos muestran lo que, según ellos, es la belleza. Encendemos el televisor o el ordenador y la conclusión a la que llegamos en cuanto a la belleza, es que para ser bella hay que tener un cuerpo “proporcionado” (detesto este adjetivo) con unas medidas determinadas, largas piernas, un rostro de rasgos armoniosos, ojos grandes y expresivos, un cutis de porcelana y sin arrugas…

“Y yo me pregunto: ¿de verdad es esto belleza?”

Si, yo creo que eso es belleza, por supuesto. Decir lo contrario sería engañarnos a nosotros mismos, pero no es la única belleza que existe y que se debería mostrar. Hay muchas bellezas que permanecen escondidas y no se por qué razón.

A mi me encantaría ver más anuncios de juguetes protagonizados por niños de todo tipo y no sólo por los que el publicista quiere imponernos como perfectos y guapos. Los niños con síndrome de Down son igual de guapos que los demás, les gustan los juguetes igual que a cualquier niño y sus padres también compran los artículos que venden en esos comerciales.

“¡¡Alguien debería decirle al publicista que todos los niños saben jugar!!”

Igualmente, hay mujeres preciosas y hombres muy apuestos con síndrome de Down que también compran cremas hidratantes, perfumes, contratan tarifas para teléfonos móviles… Me cansa ver que sólo utilizan su imagen en campañas de obras sociales de entidades bancarias para ponerse medallas.

El síndrome de Down tiene una belleza espectacular y no debería estar a la sombra de la que nos quieren imponer.

La belleza se esconde en aquellos que saben ser únicos, diferentes y tienen fuerza para luchar contra todo con toda la determinación del mundo para conseguir lo que se proponen, y todo eso está más que presente en las personas con síndrome de Down. Personalmente creo que esa es una de las mayores bellezas que existen y que debería ser más visible para que tomásemos ejemplo de ellos.

Una de las bellezas de mi casa, Olivia.

096

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s